No todos los amigos hablan

No todos los amigos hablan

Así como las personas dejan una huella en nuestras vidas, también lo hacen las mascotas, las queremos, nos cuidan y las cuidamos, son nuestras amigas y compañeras fieles, como Rocky, la mascota de la Aldea Infantil SOS en Potosí.

Cae las tres de la tarde en la Aldea Infantil de Potosí, el cielo está azul como pocas veces en la semana, varios niños y jóvenes están reunidos cerca a al gran portón, cuyas rejas son vistas una y otra vez por Juan, el más inquieto del grupo pero a la vez el más preocupado.

En un momento y a lo lejos se ve una camioneta blanca que se acerca más lento que de costumbre, la misma que hace pocas horas había partido con destino a la veterinaria con Rocky, la mascota de todos los niños de las familias SOS, un fiel amigo de los jóvenes y el mejor cuidador de los niños; “el líder canino de la comunidad”, dice María cuando habla de él, recordando que la acompañaba muy temprano hasta la puerta para despedirla cuando iba al colegio.

El mismo Rocky que escoltaba a las mamás SOS cuando se reunían y era querido por los niños sin excepción, el mismo Rocky que había llegado hace ya varios años atrás cargado en brazos y que se encariño rápidamente con todos los niños.

El vehículo se acerca… abren el portón metálico…, éste estaciona y todos se acercan para recibir a su fiel amigo que está echado, con los ojos cerrados, más tranquilo, “parece dormido” se escucha… y tienen razón, Rocky está dormido…

Por las mejillas de los más jóvenes una lágrima escapa y miles de recuerdos abrazan ese instante, dos de sus amigos tampoco disimulan su tristeza y se acercan para olfatearlo… Terry y Oso, este último lo perseguía siempre por todo lado, como un alumno para aprender del maestro y que había sido recibido por el mismísimo Rocky pocos años atrás.

Se forma una comitiva, una de honor para el mejor amigo de las familias SOS y así como Rocky acompañaba a los niños hasta la puerta para despedirlos, ellos lo acompañan hasta el lugar donde descansará a partir de ahora… “Fue el mejor amigo que un niño puede tener”, dice Oscar, recordando cómo creció con él y el lazo especial que los unía; la comitiva llega a su lugar, uno especial en la Aldea, así de especial como el buen Rocky.No todos los amigos hablan

Comparte en: